Máxima eficiencia energética

Mediante modernos sistemas electrónicos y componentes de frío de alta eficiencia, se ha logrado reducir notablemente el consumo energético de los arcones. No en vano la rentabilidad de los aparatos es un factor fundamental en el ámbito del comercio. Se ha renunciado a los calentadores eléctricos en el sistema de descongelación. En su lugar, el desescarchado se realiza mediante gas caliente. Así, el aparato se descongela rápidamente de abajo arriba.

Ventaja: el aparato resulta altamente fiable, ya que no se puede bloquear el canal de desagüe por culpa de la formación de hielo. Este proceso automático se produce dos veces a la semana; se puede llevar a cabo también de forma manual. Como refrigerante se utiliza el R 290, sin fluorohidrocarburos y respetuoso con el medio ambiente.

Tapas corredizas de vidrio

Las tapas corredizas utilizadas son de vidrio de seguridad de una hoja extremadamente resistente y muy fácilmente deslizable. Así, los arcones se pueden abrir fácilmente y sin grandes esfuerzos. Las tapas, que cierran con absoluto hermetismo, evitan la pérdida de temperatura y contribuyen a la eficiencia energética del arcón. Reducen también claramente la penetración de humedad y la formación de escarcha en el interior del arcón. La calefacción por gas caliente integrada en el armazón evita la condensación, por lo que los artículos siempre están bien visibles.

Ahorro energético

Mediante las funciones, el equipamiento o los materiales, aprovechamos el potencial de ahorro energético de cada componente para lograr la máxima eficiencia. Ahorro energético con Liebherr