Seguridad en el trabajo cotidiano

Los aparatos de laboratorio Liebherr se caracterizan por la máxima seguridad de la temperatura gracias a tecnologías y sistemas de mando innovadores. Pero unas condiciones de almacenamiento óptimas no son suficientes para garantizar el almacenamiento seguro. En el día a día del laboratorio, el aparato es manejado por personas: deben funcionar en el marco de procesos y rutinas de trabajo. En ellos se producen errores o sucesos imprevisibles que deben tenerse en cuenta de forma preventiva y reactiva al diseñar los aparatos.

Por ello, los aparatos de laboratorio Liebherr, además de innovadoras tecnologías de frío, están también dotados de útiles funciones y procedimientos de seguridad para el uso y las exigencias del trabajo cotidiano.

Por qué los aparatos de laboratorio Liebherr son seguros

Nuestros aparatos de laboratorio son conformes a la norma EN 60068-3 en relación con la máxima estabilidad y la constancia óptima de la temperatura. Las temperaturas interiores constantes garantizan la circulación del aire del sistema de frío y el recorrido óptimo en el espacio interior.

La apertura frecuente y demasiado prolongada de las puertas en el día a día del laboratorio provoca variaciones que deben compensarse, o bien evitarse en la medida de lo posible. Por eso, los aparatos Liebherr están equipados con puertas que se cierran automáticamente. En caso de variaciones importantes de la temperatura, el aparato emite inmediatamente una alarma sonora y visual.

En la investigación y en el trabajo de laboratorio reinan elevados estándares de higiene, es decir, los aparatos deben limpiarse con frecuencia y deben resistir el esfuerzo debido a la frotación o las sustancias químicas. La limpieza es fácil gracias a las repisas fáciles de extraer y a las superficies lisas y sin juntas en el interior. Las juntas sumergidas evitan la acumulación de suciedad y polvo. La superficie situada bajo el aparato se puede limpiar a fondo con facilidad gracias a las ruedas situadas en su parte inferior.

Los materiales de alta calidad reconocida dotan a nuestros aparatos de una vida útil especialmente prolongada. Los aparatos de laboratorio se caracterizan por su revestimiento resistente a los arañazos, a los golpes y a la corrosión. Las rejillas con recubrimiento plástico cumplen las exigencias higiénicas y son especialmente resistentes. Las partes mecánicas, como los tiradores de las puertas, las bisagras y los cerrojos están elaborados de tal modo que funcionen perfectamente incluso tras muchos años de uso frecuente.

Las resistentes cerraduras integradas de serie protegen contra accesos no autorizados. Además, determinados aparatos se pueden equipar de forma opcional con cerraduras especiales que permiten el acceso solo a determinados grupos de personas.

Liebherr ofrece frigoríficos y congeladores especiales para materias explosivas y fácilmente inflamables. Cumplen todos los requisitos de seguridad de la Directiva europea 94/9/CE (ATEX 95).

Ni siquiera la máxima calidad y los estrictos procedimientos de seguridad pueden evitar por completo las averías. Por ello, nuestros frigoríficos con sistema electrónico Komfort están equipados con un regulador de temperatura adicional. En caso de avería, este asume el control y evita que la temperatura baje por debajo de +2 °C.

Además de la fiabilidad y el funcionamiento seguro, Liebherr también tiene en cuenta, al desarrollar sus aparatos, que estos mantengan su eficiencia durante muchos años casi sin mantenimiento.

Para la máxima seguridad

En nuestro blog le informamos de las principales funciones de seguridad de nuestros aparatos de laboratorio. blog.liebherr.com/hausgeraete